El año pasado, mi marido y yo viajamos a Brasil para asistir al Mundial de Fútbol 2014. Algunos partidos los vimos en Belo Horizonte, y como estábamos haciendo base en Sao Paulo, uno de esos trayectos lo hicimos via ruta en auto.

Yo había leído previamente de algunos lugares algo pintorescos para parar en el camino, pero definitivamente uno de ellos fue el que más captó mi atención. Una estancia hecha Museo de Arte Contemporáneo con un Jardin Botánico. Así fue que decidimos realizar una parada en dicho lugar.

La verdad nos costó un poquito llegar ya que hay que desviarse un poco del trayecto y salirse de la autopista que lleva de Belo Horizonte a Sao Paulo, sin embargo con cualquier GPS a bordo es posible llegar.

Cuando llegamos nos encontramos con un estacionamiento gigante gratuito para estacionar y de allí te van guiando hacia el ingreso donde se compran las entradas y se accede al predio.

La entrada nos pareció algo salada ya que fuimos en fin de semana y durante los viernes, sábados, domingos y feriados la misma cuesta R$40 por adulto. El resto de los días cuesta tan solo R$25 y los miércoles la entrada es gratuita. 🙂 La misma puede abonarse con tarjeta de crédito. En el mismo lugar está la tienda del museo.

Pero vamos al punto, que es el lugar. Debo decir que jamás había visto un proyecto tan ambicioso y por otro lado tan bello como este. Inhotim fue ideado por un empresario “mineiro“, dueño de esta estancia que cubre 140 hectáreas de parque, en la década del 80 con el objetivo de guardar un gran acervo de arte contemporáneo en el medio de los morros brasileros. Con el tiempo esta idea se fue desarrollando y terminó no solo siendo un museo sino también un parque botánico natural en donde se albergan especies exóticas de los 5 continentes.

IMG_1359
Parque Inhotim

Recorrer este lugar puede llevarles un dia entero, y asi como puede llegar a ser cansador es igualmente gratificante. Digo cansador ya que no debemos olvidarnos que el lugar está asentado en una zona de morros, con lo cual se van a encontrar con grandes subidas. Pero no se preocupen, que si no están dispuestos o no pueden realizar este ejercicio extra, pueden contratar en el ingreso del museo un pasaje en trencitos que recorren el lugar con rutas predeterminadas por tan solo R$20 reales adicionales al valor de la entrada.

El aire puro que allí se respira, la paz y tranquilidad, es algo indescriptible. Se empieza recorriendo su exterior observando todo ese ecosistema de flores, arboles, pájaros y plantas, algunos de los cuales uno nunca en su vida vio antes. Definitivamente el paraíso de los amantes de la botánica y de las aves.

IMG_1331
Una especie de Pato en el lago

Cada sendero que vamos recorriendo, nos lleva de una galería a otra en donde se exhiben las principales obras de arte contemporáneo de este museo. Entre galería y galería podemos encontrarnos con claros de agua verde cristalina como este:

Lago y Galeria de fondo. Inhotim.
Lago y Galeria de fondo. Inhotim.

O bien con esculturas al aire libre como estas:

Escultura China del artista Zhang Huan.
Escultura China del artista Zhang Huan.

El predio cuenta adicionalmente con algunos lugres donde comer y beber rico. Los precios no son de los más accesibles, pero la comida es muy buena, y el ambiente ni que hablar… Nosotros comimos en un puesto de pastas y pizzas que era uno de los más accesibles y la comida era súper rica. Lo único a criticar de esta pizzería es que era el único local gastronómico del predio que no aceptaba tarjetas de crédito. 🙁

Escultura y Restaurant de fondo en Inhotim.
Escultura y Restaurant de fondo en Inhotim.

Las galerías son inmensas, y las obras son muchas y variadas. Algunas me encantaron, otras no me gustaron nada. Eso sí, tienen que ir preparados para ver Arte Contemporáneo. Si fuiste al MOMA en New York, y no te gustó lo que viste, entonces difícilmente te vaya a gustar lo que veas acá.

Exposición dentro de una de las galerías.
Exposición dentro de una de las galerías.

De todas formas creo que es un gran paseo a realizar y para conocer un lugar distinto en el medio de la nada y relajarse. En el medio del parque podemos incluso ir encontrando bancos donde sentarse y tan solo descansar y observar lo que nos rodea.

Yo sentadita en un un banco.
Yo sentadita en un un banco.

Asique ya saben, si andan de paseo por Minas Gerais en auto, les súper recomiendo hacer una parada por este lugar que tiene un encanto que pocas veces he visto.

Para más informaciones sobre horarios de visita o como llegar, la pueden encontrar en el sitio web del Parque: http://www.inhotim.org.br/ .

De yapa algunas imágenes adicionales que he tomado del lugar. Enjoy!

XOXO

Emilia