221b de Baker Street en Londres. Para muchos de los fanáticos de los libros, peliculas o series de Sherlock Holmes, esta no es una dirección cualquiera. Es ni más ni menos donde el mejor detective del mundo y su ayudante el Doctor Watson vivieron entre 1881 hasta 1904.

dsc_0962
La entrada a 221b Baker Street

La casa de Sherlock fue construida en 1815 y funcionó como una pensión desde 1860 hasta 1934, cuando finalmente cerró. Fue declarada por el Gobierno de Su Majestad como monumento arquitectónico e histórico hasta que la Sociedad Internacional de Sherlock Holmes decidió comprar la propiedad y transformarla en Museo en 1990.

Hoy se puede visitar todos los dias de 9:30hs a 18hs y la entrada cuesta 15 libras por Adulto y la misma se compra al lado del edificio de 221b en una pequeña tienda de recuerdos del Museo en donde se venden cerámicas, objetos de arte, figuras, bustos, grabados, libros, gorras, camisetas, etc. Vayan con tiempo porque hay fila para entrar al mismo. En lo personal, no encontré en la tienda ningún souvenir de mi agrado y los precios me parecieron elevados, pero el museo en si valió 100% la pena.

dsc_0909
Fila para ingresar al Museo

En la entrada se van a encontrar con una persona del Museo, personificado como un tipico policía londinense de época, quien les controlará los tickets y hará de entretenimiento mientras dure la espera.

Ya dentro del edificio se encontrarán con la típica escalera que conduce al famoso departamento del 1er piso en donde el famoso detective residía y trabajaba y por supuesto también a las estancias del Doctor Watson y de la Sra. Hudson en el segundo piso del mismo edificio.

dsc_0956
Subiendo las escaleras de 221b Baker Street
dsc_0914
La sala de estar/escritorio de Sherlock
dsc_0933
El dormitorio de Sherlock

Todo impecablemente decorado y ambientado de acuerdo a las informaciones detalladas y registradas en las memorias del Doctor Watson, los curadores de este Museo logran meter de lleno a sus visitantes en una de sus historias en un abrir y cerrar de ojos.

dsc_0942
Sala de estar del 2do piso
dsc_0949
Escritorio del segundo piso

Lo que más me impresionó cuando estuve allí fue lo pequeño que es el lugar. Realmente me lo imaginaba mucho más grande (al menos la parte del despacho/sala), esto quizás pueda desilusionar a muchos y hacer el recorrido algo incomodo sobre todo si tratan de sacarse una foto sin gente (misión imposible).

En la exposición se pueden hojear libros, fotografías, grabados y periódicos de la época, además de una colección de objetos del detective y de sus casos y una selección de cartas que fueron escritas y recibidas por el mismo Holmes.

En lineas generales, el Museo me encantó, si son fans de Sherlock Holmes y van a Londres no pueden dejar de ir a este lugar.

Y obvio, no puede faltar la foto en la estación de subte homónima. 😉

dsc_0965
Estación Baker Street del subte cercana al Museo

XOXO,

Emilia