En mi visita a Europa en Abril/Mayo de 2015, visitamos en Paris el edificio de la Opera, o como se lo llama actualmente Opera Palais Garnier, por dentro.

Este espectacular edificio y joya de la arquitectura francesa es uno de los lugares menos visitados por los turistas (o por lo menos esa es la impresión que me dio, ya que cuando llegamos el lugar estaba desierto).

Dicho esto, para mí es uno de los lugares imperdibles a visitar en la ciudad, no solo por su majestuosidad, sino también porque para alguien tan fan del ballet como lo soy yo, este es el lugar donde se nació esta práctica artística. Es la cuna del ballet.

La visita comprende un recorrido por la Gran Escalinata, el Foyer. los salones, y obviamente el auditorio a través del acceso de los palcos altos en donde se podrá observar el famoso techo pintado por el artista Chagall.

Apenas ingresamos al lugar compramos los tickets en una de las boleterias automáticas que habia en el lugar. Los mismos podían comprarse con una audio guia o sin audio guia. Nosotros para economizar un poco decidimos adquirir la entrada sin audio guia.

Una vez que ingresamos al lugar, lo primero que me deslumbro fueron los detalles decorativos del Grand Foyer y de la escalinata. Grandes columnas, con techos abovedados.

DSC_0996DSC_1005DSC_1007DSC_1009

Candelabros y luces y estatuas por doquier. Habia tanta belleza concentrada en un único lugar que realmente no sabia a donde mirar primero.

DSC_1012DSC_1014DSC_1017

Luego de subir las escalinatas nos dirigimos directamente hacia la Sala auditorio, que pudimos ingresar desde uno de los palcos superiores. Para quienes hayan visitado alguna vez el Teatro Colón, y decidan conocer este mitíco anfiteatro, podrán percibir que su auditorio es mucho menor que el de Buenos Aires, o por lo menos esa es la impresión que nos dió.

DSC_1021DSC_1022DSC_1032DSC_1039DSC_1040

Pero definitivamente lo mejor del auditorio y por lo que vale la pena visitarlo es su techo pintado por el famosisimo artista Chagall.

DSC_1024DSC_1025

No hay palabras que alcancen para describirlo… simplemente hermoso.

Continuamos luego nuestro recorrido, y saliendo del auditorio nos dirigimos por los pasillos, hasta que de repente nos topamos con una puerta que conducía al salón adonde suelen encontrarse los miembros de la sociedad parisina. Una especie de lugar donde tomar algo y conversar entre medio de cada acto o al finalizar la función.

Cuando ingresamos, no podiamos creer lo que estabamos viendo… Casi una réplica del salón de los espejos en Versalles.

DSC_1043DSC_1046DSC_1047 Los detalles del lugar por lejos lo mejor…

DSC_1062DSC_1045

Y de yapa, nos dejaron algunas ventanas abiertas para que podamos apreciar las calles parisinas en su esplendor… (incluso con lluvia).

DSC_1058

Saliendo de este Salón, volvimos por los pasillos en donde habia mucho más aún por ver. El recorrido no finalizaba aqui, ya que para mi felicidad el Teatro expone en los mismos algunas piezas de vestuario de diferentes óperas y ballets allí representadas a lo largo de su historia.

DSC_1077DSC_1079DSC_1081

Realmente fascinante. Terminamos finalmente nuestro recorrido por la Biblioteca del Teatro, en donde no pude hacer otra cosa más que sentarme a admirar la belleza del lugar y su colección de libros.

DSC_1075

En total la visita a este lugar (sin audiguia) nos habrá tomado alrededor de 1 hora y media o 2.

Las entradas pueden comprarse directamente en el Teatro o bien por internet a través del siguiente link. La misma cuesta 12 euros por persona (adulto). Para quienes hayan adquirido la Paris Pass o la Paris Museum Pass tengan en cuenta que esta atracción NO se ecuentra incluida dentro del pase, pero igualmente recomiento mucho hacerla.

XOXO,

Emilia