Anoche fuimos con una amiga a cenar a un lugar que yo no conocía en Buenos Aires. Las dos amamos beber vino, y aparentemente este es el lugar ideal.

Bar du Marché es un bar/restaurante de vinos que está ubicado en el barrio de Palermo de la ciudad de Buenos Aires, más específicamente en la calle Nicaragua 6002.

Situado en una esquina, cuando llegué lo primero que me llamó la atención fue la decoración acogedora y simple del lugar, con mesas y sillas pequeñas de madera, paredes recubiertas de espejos, una enorme barra con botellas desde el piso al techo. De repente me dio la sensación de estar en un pequeño bistró de Paris.

IMG_7568IMG_7566Llegamos a las 20hs con reserva previa, ya que el lugar se encuentra siempre lleno, aunque cuando llegamos habia varias mesas libres aún. Nos atendieron enseguida y nos entregaron una carta de vinos y una carta de comida. Fuimos con la intención de beber vino y degustar algunos quesos y appetizers (otra de las especialidades de este lugar).

Lo curioso al observar la carta de vinos, fue ver la gran variedad de vinos argentinos, chilenos, franceses e italianos, para todos los gustos y bolsillos. La segunda curiosidad que noté fue que los mismos podian consumirse por copa, por decanter de 375ml y por botella. Optamos por pedir el decanter de 375ml para poder degustar más de uno 😉 .

Nuestra primera elección fue un vino tinto que según la carta era ligero, floral y elegante. Debo aclarar antes que nada, que tengo una debilidad especial por los Cabernet Franc, asique allí fuimos en nuestra primer selección con el 505 ESENCIA (BlenMalbec-Merlot-Cabernet Franc. Casarena, Mendoza, Argentina).  Nos gustó mucho.

IMG_7563Cuando estabamos listas para pedir nuestra tabla de quesos y appetizers, la camarera nos comunica que después de las 20hs solo podíamos ordenar el menú de 2 o 3 pasos. En el menú de 2 pasos podia elegirse entre ordenar el appetizer o el postre, asique optamos por ordenar un menú con appetizer y otro con postre y compartirlos. Dentro de la carta de appetizers decidimos probar una de las especialidades del lugar, los quesos. Un brie y un Gruyere que eran de morirse. Los mismos vinieron acompañados de panes caseros, aceitunas, aceite de oliva especiado, y unos mini pepinillos. Exquisito todo.

IMG_7562Como plato principal yo ordené un cordero al malbec con cous cous y mi amiga pidió el wok de vegetales con arroz y langostinos. Las porciones fueron super abundantes y exquisitas. Como ya nos habiamos bebido todo el decanter inicial, ordenamos un segundo decanter de otra variedad de vino. Esta vez fuimos por el RAMA NEGRA RESERVA  (Red Blend. Casarena, Mendoza, Argentina).

Durante la cena, veia ingresar al lugar a mucha gente que luego se dirigia por un pasillo al fondo del local, fue alli que le consulté a mi amiga si habia más lugar al fondo, y ella me comentó que en verdad, tienen un segundo restaurante a puertas cerradas en el subsuelo, cuya especialidad es el sushi. Según mi amiga, es uno de los sushis más exquisitos de la ciudad y el lugar tiene una alta demanda, con lo cual hay que reservar con semanas de anticipación. Me quedé muy intrigada con el mismo, asique seguramente haré el intento de probarlo.

Luego de 2 decanters y el plato principal, decidimos pasar el postre, habia una gran variedad de los mismos, pero finalmente optamos por pedir un triflé de Chocolate, chantilly, frutos rojos y banana. Exquisito era poco. Lo acompañamos con un tercer decanter de vino blando, en esta ocasión el seleccionado fue VERDES COBARDES (Blend. Matías Michelini, Mendoza, Argentina). Fresco e ideal para acompañar el postre. Claramente esta fue la noche de los blends.

IMG_7569La atención del lugar, no fue mala, aunque debo decir que hubiera esperado más. No nos ofrecían la carta si no la pedíamos, no estuvieron atentos a ver si queríamos ordenar algo más o ofrecernos la segunda botella de agua que estaba incluida en el menú de 2 pasos. Claramente el lugar, podría mejorar ese punto. Por el resto: Comida, bebida, ambiente, me pareció excelente. En cuanto al precio, en total gastamos AR$1320 pesos argentinos. Nada mal por la cantidad y calidad de la comida y bebida.

Conclusión: Lugar altamente recomendable, si les gusta el vino, los quesos y comer exquisito.

XOXO,

Emilia