Un nuevo año comienza, y también una nueva Temporada artística en uno de los mayores teatros de América Latina: El Teatro Colón. Mientras me encontraba de vacaciones las autoridades del Teatro anunciaron la cartelera de la Nueva Temporada 2018 que promete una gran variedad artística de muy buena calidad.

Luego de un año 2017 lleno de idas y vueltas y críticas por parte del mundo artístico sobre la precariedad y escasez de funciones (que aclaremos aún sigue existiendo por lo menos en lo que respecta al Ballet), este año, al menos, he encontrado la sorpresa de ver en cartelera nuevos titulos, como ser: El Corsario, La Viuda Alegre, Aida, Norma, y varios titulos originales y contemporáneos que traen al Teatro un aire fresco para sus visitantes.

Quizás dos de las mayores (y mejores) sorpresas sea la función estelar de la Filarmónica de Viena a cargo del joven director venezolano Gustavo Dudamel y una ópera de Wagner (Tristán e Isolda) dirigida ni más ni menos que por nuestro genio Daniel Baremboim.

Pero pasemos a hablar mejor sobre el tema que atañe al titulo de este post: Los abonos, ¿Convienen?. Como todos los años sobre el final e inicio de cada año calendario, el teatro comienza con el cronograma de renovación de abonos y venta de los nuevos. Hace algunos dias atrás recibí un email promocionando estos abonos bajo el slogan: “Dejá de ser visitante, convertite en abonado“.

La realidad es que hace varios años estuve evaluando año tras año la posibilidad de dejar de convertirme en visitante como me sugieren desde El Colón, sin embargo el calendario de fechas para compra de nuevos abonos siempre ha sido demasiado corto y no se podían comprar de otra forma que no fuera en la boletería del teatro.

Dicho esto, año tras año se me complicaba muchísimo organizar mi vida para acercarme hasta el infierno del microcentro en pleno verano y hacer una cola de pagofacilero bajo los rayos del sol. Sin contar que esto se podia hacer solamente durante los 5 dias que ellos estipulaban.  Muerte.-

Pues bien, parece que los muchachos de boleteria se despertaron y se dieron cuenta que los abonos se pueden vender y renovar por internet, ya que este año (Alegria! Alegria! O como dijeran en Aida: Gloooria!) ha llegado el siglo XXI al Teatro del siglo XIX y ahora si se pueden comprar y renovar por internet a través del siguiente link. Eso si, el calendario de fechas sigue siendo absurdo (copio debajo el mismo).

O sea, ¿De verdad solo 3 dias para los nuevos abonos? 🙁 Pero bueno, quitando este detalle voy a explicar un poco para el público en general que no está acostumbrado a estas cuestiones de los abonos, de que se tratan y voy a hacer un análisis sobre si realmente convienen o no.

¿Que es un abono?

Un abono es como comprar un paquete de entradas para todos los títulos del año de una disciplina en particular. Por ejemplo: Ópera o Ballet o Sinfónica. La idea del abono es obtener un descuento (por un lado) o bien asegurarse el mejor lugar.

Para que se den una idea es como ser socio abonado plateista de un club de fútbol: se obtiene el derecho a asistir a todos los Títulos del año de esa disciplina, en la misma ubicación. Eso si, no se puede ir a todas las funciones del mismo título (por ejemplo: El Cascanueces) solo podrán ir a una única función de cada uno de los títulos de esa disciplina.

Y aqui voy a hacer un alto, para explicar un poco el tema de los titulos, los abonos y las funciones por cada disciplina y lo voy a mostrar con un ejemplo: Para el caso del Ballet este año el teatro va a contar con 5 títulos (El Corsario, Coppelia, La Viuda Alegre, Romeo y Julieta y El Cascanueces).

Para cada título de Ballet habrá un Abono Nocturno (AN) y un Abono Vespertino (AV), es decir 2 funciones por título. Para cada abono de estos que mencioné habrá una única función en donde ya se sabe de antemano cuál es el dia y horario de la misma y lo pueden ver online aqui. La diferencia entre uno y otro es básicamente (como lo indican sus respectivos nombres) el horario. Uno es a la noche y el otro es por la tarde. Y, claro, obviamente hay una diferencia de valor ya que siempre el más demandado es el Abono Nocturno (AN), por ende es un poco más caro que el Vespertino (AV).

Ahora bien, cuando ustedes compran un Abono Nocturno (AN) o un Vespertino (AV) compran un paquete de entradas para ver los 5 títulos del ballet en una única función (Nocturno o Vespertino, según el que hayan elegido). Tendrán cuando lo compren 5 entradas para ver todos los títulos de Ballet en la misma ubicación.

Más allá de estos abonos, también existen Funciones Extraordinarias (FE), que sirven más que nada para abastecer la demanda del público que no es abonado y que se lanzan a la venta de forma individual unos meses antes del estreno de cada título en particular.

De estas funciones hay por los menos 3 por cada título. Hasta hoy, no existían Abonos para estas funciones, sin embargo este año se lanzó una nueva modalidad de abonos de Funciones Extraordinarias (FE) en donde se pueden comprar paquetes de entradas con descuento y que se pueden combinar funciones de Ópera, Ballet, Contemporáneo y Sinfónica Coral (por ejemplo podemos comprar 1 titulo de Ópera, 3 de Ballet y 1 de Contemporáneo). El mínimo de funciones a comprar es 5 y el máximo es de 16 y cada uno elige que ver y que no a gusto y piaccere.

Y lo interesante de este nuevo Abono es que en los abonos tradicionales Nocturno y Vespertino no se pueden combinar títulos de diferentes disciplinas, y en este sí.

Para el caso de la Ópera, además de contar con el Abono Nocturno (AN), el Abono Vespertino (AV) y las Funciones Extraordinarias (FE) existe un abono que las demás disciplinas no tienen y es el llamado Gran Abono (GA). Este abono funciona igual que el Nocturno y Vespertino con la única diferencia de ser una función de gala por la cual rige un estricto código de vestimenta en el cual las mujeres deben ir de vestido largo y los hombres de traje. (Para más detalles de estas cuestiones pueden consultar la guia práctica para ir al teatro que escribí hace algunos meses aqui).

Para el resto de las disciplinas (Conciertos de la Filarmónica, el ciclo del Colón para niños, el Abono Estelar de interpretes invitados internacionales y el ciclo Barenboim) no existen Abonos Nocturnos o Vespertinos ya que cada título o concierto tienen una única función. Es decir, por ejemplo: la Filármonica hará 18 conciertos este año, y una única función por cada concierto. El Abono es por 18 conciertos/funciones.

Explicados estos conceptos básicos, en un próximo post pasaré a analizar la conveniencia de comprar un abono por sobre entradas individuales.

XOXO,

Emilia