Hace un par de semanas atrás surgió la noticia de un incidente en Brasil con un vuelo de LATAM que hacía la ruta Sao Paulo (GRU) – Londres Heathrow.

Fue exactamente el mismo vuelo que me tomé el año pasado durante esta misma época del año para comenzar mis vacaciones de fin de año hacia Europa y que reseñé en esta crónica de vuelo.

La noticia apareció en la mayoría de los medios nacionales de Brasil ya que el incidente no fue menor y la aeronave tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia 30 minutos después del despegue en el aeropuerto de Belo Horizonte.

Pero el punto de este post (y del blog en general) no es comentar incidentes aéreos sino que es orientar a los viajeros en lo que se debe/puede hacer (o no) en caso de que este tipo de situaciones ocurra.

Y la idea de este post surgió ya que una de las noticias que más me llamó la atención fue el relato de uno de los pasajeros del vuelo en cuestión, sobre como se vivió el incidente adentro de la cabina.

Y la verdad no fue nada bueno:

img 5583 - Que hacer (o no hacer) ante una emergencia en un aviónimg 5582 - Que hacer (o no hacer) ante una emergencia en un avión

Claramente se vivieron momentos de pánico en la cabina, y es entendible. Sin embargo cuando lei la nota en detalle empecé a asustarme por algunas reacciones de algunos pasajeros en pleno vuelo. Reacciones que colocaron en riesgo sus propias vidas y las de otros pasajeros y de la tripulación.

¿Que fue lo que pasó? Mientras la aeronave estaba dando vueltas en círculos para tratar de alivianar el peso de la aeronave “quemando combustible” antes de aterrizar, se filtró de alguna forma el audio entre el piloto y la torre de control entre los pasajeros, quienes comenzaron a entrar en pánico, y según los relatos, muchos se desabrocharon los cinturones de seguridad y empezaron a correr por la cabina.

Y aqui viene la Regla de oro número 1: Jamás desabrocharse el cinturón de seguridad en plena emergencia aérea!!!! Muchos blogueros de viajes lo repetimos hasta el cansancio: siempre, pero siempre hay que mantener el cinturón de seguridad abrochado mismo en un vuelo tranquilo y sin turbulencias, por el riesgo de que aparezca alguna no anunciada que pueda hacer que se golpeen la cabeza contra el techo de la cabina. En una situación de emergencia de más está decir que esto no es opcional y que el riesgo de que se maten por el golpe de la cabeza (o de la nuca) contra el techo es altísimo.

Ahora bien: ¿Que gana toda esta gente con desabrocharse el cinturón y salir corriendo? ¿Adonde quieren ir?

Incluso en este caso una mujer se encerró en el baño y los TCPs tuvieron que tirar la puerta abajo para poder sacarla.

Aplausos, besos y medallas para estos TCPs que arriesgaron su vida por una persona que claramente no usó la cabeza.

Y con esto viene la Regla número 2: El baño te mata. No es un compartimento del avión que te vaya a salvar en caso de un accidente, más bien por el contrario es el lugar menos seguro del avión. No importa que hayas visto en que película, simplemente no es cierto.

Y como si todo esto no fuera suficiente, una vez aterrizado el avión en tierra firme, y antes de evacuar la aeronave a algún “genio de la vida” se le ocurrió gritar que el avión iba a explotar solo porque vio a los bomberos tirando espuma en la pista (un procedimiento que es completamente normal para este tipo de situaciones, mismo si no hay fuego en la aeronave).

Y aqui viene la Regla número 3: No provoques el pánico entre el resto de los pasajeros y mucho menos si no tenés la minima idea de lo que estás hablando. ¿Que es lo buscaba esta persona? ¿Que todos terminaran muriendo en una estampida en plena evacuación? En mi opinión esta persona se merecía ir presa por el riesgo que causó.

La Regla número 4: Siempre pero siempre debe escucharse una única voz. La de la tripulación que son los únicos capacitados para saber que es lo está ocurriendo y como proceder.

La Regla número 5: No siembren el pánico en el resto de los pasajeros, por el contrario (y sé que esto a veces es difícil) intenten callar a los que lo hacen y tranquilizar al resto.

La Regla número 6: no intenten actos heroicos, busquen siempre la guía e indicación de los TCPs sobre que hacer o como proceder. Ejemplo: cuando se abre los gabinetes de equipaje de mano con el movimiento de la aeronave, busquen con la mirada a algún TCP que seguramente les hará una seña sobre si pueden pararse 2 segundos a cerrarlo o no.

La Regla número 7: si están sentados en una salida de emergencia, lean atentamente la cartilla de instrucciones y presten atención a las indicaciones de los TCPs antes del despegue o durante el vuelo. No intenten abrir la puerta de salida de emergencia luego del aterrizaje a no ser que el TCP se los indique.

La Regla número 8: jamás lleven objetos personales (mochilas, bolsos o carry on) con ustedes durante una evacuación de emergencia. Mantengan la billetera, pasaporte y celular a mano (que quepa solo en los bolsillos del pantalón o abrigo). Cualquier otro elemento que lleven en la evacuación entorpece y demora la misma, sin contar que pueden lastimarse con los mismos al tirarse del tobogán. O sea ponen en riesgo sus propias vidas y las de los demás.

La Regla número 9: Sepan como usar correctamente la máscara de oxigeno. Cuando una cabina entra en descompresión a una altura de 35 mil pies solo es una cuestión de 30 segundos antes de que el cuerpo se quede sin oxigeno y se desmayen. Entonces es esencial que apenas caen las máscaras se las coloquen adecuadamente cubriendo tanto la nariz como la boca.

Y la última pero no por eso menos importante Regla número 10: Presten atención siempre a las indicaciones de seguridad de la aeronave antes del despegue. No importa si ya las vieron un millón de veces, ya que los aviones cambian y se modernizan y las instrucciones de emergencia no son iguales para todos.

Como comenté inicialmente, el propósito de este post es informar, y lo más probable es que jamás en la vida tengan que usar estos consejos, ya que el avión es el medio de transporte más seguro del mundo y año tras año las estadísticas lo confirman. Pero creo que tampoco está demás informar y aconsejar a aquellos viajeros que tal vez por desconocimiento o falta de información en general no sepan como actuar ante estos incidentes.

A seguir volando!!!!

XOXO,

Emilia