En un reciente comunicado del CEO de la aerolínea de bandera de Israel El Al, Gonen Usishki, se informó al público en general y a los pasajeros de dicha aerolínea que ya no aceptarán más pedidos de pasajeros de religión ultra-ortodoxa para cambiar de lugar en el vuelo por estar ubicados al lado de una mujer.

El comunicado decía lo siguiente: “De ahora en adelante, cualquier pasajero que rechace sentarse cerca de otro pasajero será inmediatamente removido de la aeronave“. En el mismo comunicado se informó que se comenzarán inmediatamente con los entrenamientos necesarios a sus empleados y tripulantes de cabina sobre como lidiar con este tipo de situaciones, que en los últimos años se convirtieron en cada vez más frecuentes, según la propia compañía aérea.

Este tipo de pedidos es muy común entre los vuelos que unen Israel y los Estados Unidos y ocurre debido a una interpretación religiosa más estricta que prohíbe cualquier tipo de contacto físico entre un hombre y una mujer que no sea su esposa.

La prohibición del pedido de cambio de lugares, se concretiza luego de que la empresa viera afectada la mayor parte de su operación con una colección de atrasos debido a este tipo de pedidos. El último ocurrió unos dias antes del comunicado, cuando un vuelo de Tel Aviv que se dirigía hacia Nueva York despegara con 75 minutos de atraso, después de que 4 hombres rechazaran sentarse al lado de mujeres. Finalmente consiguieron despegar cuando 2 mujeres aceptaron cambiarse de asiento.

Según el relato de uno de los pasajeros de dicho vuelo, uno de los hombres que realizó el pedido habría ingresado al avión con sus ojos fuertemente cerrados y guiado de la mano por uno de sus colegas, y así permaneció por el resto del vuelo.

El episodio siguió generando pérdidas financieras para la compañía aérea, luego de que la noticia fue objeto de titulares y de que la empresa de tecnología Nice Systems anunciara que no iría a utilizar más los servicios de El Al hasta que no cambiase su política de aceptar este tipo de pedidos de los pasajeros.

Sin embargo, El Al no es la única aerolínea que enfrentó este tipo de dificultades, el mes pasado un vuelo de Austrian Airlines partió con una hora de atraso desde Tel Aviv hacia Viena luego de que 26 hombres pidieran cambiarse de lugar para no sentarse al lado de mujeres.

Este tipo de situaciones no son nuevas para El Al tampoco, ya que en el 2014 tuvieron que enfrentar una situación similar. En ese caso los ultra-ortodoxos habían finalmente aceptado permanecer en sus lugares originales luego de varios minutos de discusiones. Uno de los pasajeros de ese vuelo lo describió como “una pesadilla de 11 horas“.

Para los viajeros frecuentes que hemos realizado viajes hacia oriente, especialmente en aerolineas como Turkish que conectan luego hacia Israel, observar este tipo de situaciones no es nuevo. No sé que es lo que opinan ustedes, y me encantaría leer sus comentarios. En lo personal realmente creo que si bien hay que respetar las creencias religiosas de cada uno, este tipo de actitudes no resisten análisis para una sociedad del siglo XXI y mucho menos para una empresa que pierde dinero por cada minuto que sus aviones permanecen en tierra, con lo cual creo que es una excelente noticia.

Para aquellos que viven en Argentina, les recuerdo que El Al si bien no vuela hacia nuestro pais con vuelo directo, sí tiene un acuerdo de código compartido con Aerolineas Argentinas, por el cual se pueden comprar pasajes con conexión en Madrid en ambas aerolineas para la ruta Buenos Aires-Tel Aviv.

XOXO,

Emilia